¡Convertíos! Está cerca el Reino de los cielos

advito-2-blog-1En este tiempo de Adviento, tiempo espera, nos encontramos con el grito de Juan. “Convertíos, porque está cerca el reino de los cielos”. Esta llamada nos invita a comprender que nuestra  esperanza no se identifica con quedarnos tranquilos, sentarnos a esperar, pensar que ya estamos salvados. Esta espera es una búsqueda continua de la misericordia de Dios, es conversión de corazón, es búsqueda de la presencia del Señor que viene, que ya está. El tiempo de Adviento, es “conversión que pasa del corazón a las obras y, consiguientemente, a la vida entera del cristiano” (San Juan Pablo II).

Aprovechemos, este tiempo para renovar nuestra opción por Jesucristo. La voz del Bautista sigue resonando en nuestros caminos: “Una voz grita en el desierto: “Preparad el camino del Señor, allanad sus senderos.” (Mt 3,3).

Escuchemos la voz que llevamos en nuestro interior, esperando que comprendamos lo que es el Adviento. Salgamos a las plazas, los caminos… al desierto, allí podremos sentir la brisa del Reino, que sopla con fuerza y nos invita a cambiar la mirada, a convertirnos.

“El Adviento es un tiempo para preparar nuestros corazones a acoger a Cristo Salvador, nuestra esperanza.” (Papa Francisco)

Un Cristo Salvador que “No juzgará por apariencias ni sentenciará sólo de oídas; juzgará a los pobres con justicia, con rectitud a los desamparados.” (Is. 11)

Que en sus días florezca la justicia, y la paz abunde eternamente. Él librará al pobre que clamaba, al afligido que no tenía protector; él se apiadará del pobre y del indigente, y salvará la vida de los pobres. (Sal.71)

Para los que queremos vivir la Hospitalidad, la conversión que se nos pide es una mirada, desde lo profundo, hacia el hermano que tengo a mi lado. No juzgar por apariencias, sino viendo a la persona. El salvara la vida de los pobres, aquellos en lo que hoy está viniendo.

Porque el reino de los cielos está cerca. Mira a tu lado y lo descubrirás.adviento-blog2

“Más vale exceder en Misericordia que en Justicia”

(San Benito Menni. c. 797)

 

Ven Señor Jesús. Te esperamos

adviento-1

 

Vigilad. Vivid despiertos.

Tened los ojos abiertos.

Hemos de despertar y abrir bien los ojos. Vivir vigilantes para mirar más allá de nuestras preocupaciones.

Con Nuestra vida Consagrada Manifestamos el amor que Dios tiene a todos los Hombres, somos mensaje de esperanza y testimoniamos que el mundo puede ser transformado con el espíritu de las bienaventuranzas.( cfr. Constituciones 13)

Por ello La esperanza de la Hermana Hospitalaria es una actitud despierta que no olvida a los que sufren. El corazón de la hospitalaria está atento a quienes sufren enfermedad o viven abandonados.

En la comunidad hospitalaria hemos de cuidar que nuestro modo de vivir la esperanza nos lleve a tener los oídos atentos a la voz del Señor que pasa, que está viniendo en los pobres y en los que mueren de hambre y soledad. La esperanza Hospitalaria nos empuja al compromiso con los necesitados.

…y te vimos hambriento y sediento, extranjero y desnudo, enfermo… y te asistimos.

Ven Señor.

primer_domingo_regalo

Cristo Reina

20140812_073202El relato de la crucifixión, proclamado en esta fiesta de Cristo Rey, nos recuerda a los seguidores de Jesús que su reino no es un reino de gloria y de poder, sino de servicio, amor y entrega total para rescatar al ser humano del mal, el pecado y la muerte. Cristo Reina. Pero su Reinado es desde la pequeñez, desde los débiles. Su reinado es Misericordia. Miremos más allá de lo que se ve a simple vista y descubramos la presencia de Dios.

Habituados a proclamar la “victoria de la Cruz”, corremos el riesgo de olvidar que el Crucificado nada tiene que ver con un falso triunfalismo que vacía de contenido el gesto más sublime de servicio humilde de Dios hacia sus criaturas. La Cruz no es una especie de trofeo que mostramos a otros con orgullo, sino el símbolo del Amor crucificado de Dios que nos invita a seguir su ejemplo.

“Cuanto más pobres, representan más a Cristo” San Benito Menni

 

Mantén la Esperanza. No dejes de Soñar

mqdefault

En diversos libros y por las redes podemos encontrar esta historia. Pero hoy quiero nuevamente compartirla.

“Una mañana de invierno, un hombre que salía a pasear cada día por la playa se sorprendió al ver miles de estrellas de mar sobre la arena, prácticamente estaba cubierta toda la orilla.

Se entristeció al observar el gran desastre, pues sabía que esas estrellas apenas podían vivir unos minutos fuera del agua. Resignado, comenzó a caminar con cuidado de no pisarlas, pensando en lo fugaz que es la vida, en lo rápido que puede acabar todo .A los pocos minutos, distinguió a lo lejos una pequeña figura que se movía velozmente entre la arena y el agua. En un principio pensó que podía tratarse de algún pequeño animal, pero al aproximarse descubrió que, en realidad, era una niña que no paraba de correr de un lado para otro: de la orilla a la arena, de la arena a la orilla. El hombre decidió acercarse un poco más para investigar qué ocurría:

-Hola -saludó.

-Hola -le respondió la niña.

-¿Qué haces corriendo de aquí para allá? -le preguntó con curiosidad. La niña se detuvo durante unos instantes, cogió aire y le miró a los ojos.

-¿No lo ves? -contestó sorprendida- Estoy devolviendo las estrellas al mar para que no se mueran. El hombre asintió con lástima.

-Sí, ya lo veo, pero no te das cuenta de que hay miles de estrellas en la arena, por muy rápido que vayas jamás podrás salvarlas a todas… tu esfuerzo no tiene sentido. La niña se agachó, cogió una estrella que estaba a sus pies y la lanzó con fuerza al mar.

Para esta sí que ha tenido sentido.”

Tomado de: Eloy Moreno. Adaptación cuento sufí.

Incluido en “Cuentos para entender el mundo

xactividadesjovenes-banner1_jpg_pagespeed_ic_jiygyflf2w

Cada día en la vida Hospitalaria somos como esa niña. Miramos el verdadero valor de cada persona y no dejamos de soñar con hacer un mundo mejor. El verdadero valor de una persona no se encuentra en su inteligencia, ni en sus talentos, ni en sus habilidades, el auténtico valor de una persona, el más valioso, es esa capacidad generosa de situarse en el lugar del otro, de ser para otras personas.

Cada acto de amor que hagas, es una estrellita que devuelves al mar…Sé que en este mundo un solo gesto de ternura, de amabilidad y solidaridad tal vez nos puede parecer sin sentido. Pero si cada uno pone su grano de arena, lograremos que millones de personas en este mundo puedan tener una esperanza de vida.  La esperanza es una gran fuente de energía para transformar la vida. Nunca debemos dejar de Soñar, como nos dice repetidamente el papa Francisco: “No pierdan el encanto de soñar, ¡atrévanse a soñar!”

Decídete a salvar la estrella que está entre tus manos.

Vive la Hospitalidad.

jovenes-2338felic2

Adora y Confía

Teilhard-de-Chardin-EST-en-manos-de-dios-25-638

Adorar y Confiar, ponerse en las manos del Padre y aguardar sosegadamente la Salvación de Dios, como dice la Escritura. Esperar pacientemente el fruto de la siembra, sabiendo que hay quien da incremento. Porque el querer de Dios y el programa de Jesús es un programa de felicidad (Dichosos…) Busquemos la felicidad en el marco de la humanidad, como lo Hacia Jesús. Busquémosla para los más débiles sobre todo, cuando nos sintamos débiles. Persigamos la felicidad en las cosas pequeñas (El Arte de Vivir contento con poco), en las cosas cotidianas. Miremos a la fraternidad, a la sociedad, a la naturaleza como fuente de felicidad, no solamente como entramado de Problemas. Vayamos proclamando el gusto por la vida, la evidencia de que Dios nos ha hecho un regalo de Amor. Y que la Paz sea el Signo evidente de nuestra dicha. Vivamos en paz y contribuyamos a vivir en paz. Derrama Paz para que tu casa sea una casa de Paz. Que tus palabras sean palabras de Paz, sean tus pasos, pasos de Paz, tus relaciones que sean relaciones de Paz. Que esa Paz se transparente en nuestra vida, en nuestros caminos, en nuestros gestos. Que la paz sea tu tesoro personal, lo último que venderías, lo que nunca venderás.

Adora-y-confia-5No te inquietes por las Dificultades de la Vida,
altibajos Por Sus, Decepciones Por Sus,
por su porvenir mas o menos sombrío.
Quiere Lo Que Dios Quiere.
Ofrécele en medio de inquietudes y Dificultades
El Sacrificio de tu alma sencilla Que,
PESE A Todo ,
Acepta los designios de su Providencia.
Poco importa que te Se toma en cuenta la ONU frustrado
si Dios te considera plenamente Realizado,
un gusto Do.
piérdete Confiado ciegamente en ESE Dios
Que te quiere para sí.
ti Y que Llegará hasta, AUNQUE Jamás lo veas.
Piensa Que Estas en sus manos,
del tanto Más fuertemente cogido,
Cuanto Más decaído y triste te encuentres.
Vive Feliz. Te lo suplico. Vive en paz.
Que Nada te Altere.
Que Nada mar Capaz de quitarte tu paz.
Ni la fatiga psíquica. Ni tus Fallos Morales.
Haz Que brote,
y conserva siempre Sobre tu rostro,
Una dulce sonrisa,
reflejo de la Que El Señor
contínuamente te Dirige.
Y en el fondo de tu alma Coloca,
Antes que nada,
Como fuente de Energía y criterio de verdad,
. TODO Aquello que te llene de la paz de Dios
Recuerda:
. cuanto te DePrima e inquiete es falso
Te lo aseguro en el nombre
de las leyes de la vida
. Y de las promesas de Dios
Por eso,
cuando te sientas apesadumbrado, triste,
adora y Confía.

Teilhard de Chardin

 

Mª Josefa Recio, ejemplo de vida.

ma-josefaDamos gracias a Dios por la vida y ejemplo de nuestra Fundadora. El día 30 de octubre se han cumplido los 133 años de la muerte de María Josefa Recio Martín, fundadora de las Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús.

En María Josefa todos, hermanas y colaboradores, tenemos un modelo a seguir, especialmente en su caridad, vivida hasta el heroísmo, y en su humildad. Mujer sencilla que no escribió… pero vivió con fe lo que se dice de los pobres y  “visitación de Dios”, luz en nuestro camino, energía para permanecer en búsqueda de una hospitalidad en plenitud. Es una llamada a profundizar su vida y su espiritualidad, a volver nuestra mirada a ella maestra y modelo de vida centrada en Cristo y de amor entrañable a las hermanas y enfermos.

Al recordarla nos dejamos interpelar por su vida sencilla y humilde, por su caridad exquisita y su entrega generosa hasta el extremo; ella nos mueve a dar lo mejor de nosotras mismas en la construcción de la vida fraterna y en el servicio hospitalario a los enfermos, “vivas imágenes de Jesús”.

Nuestra superiora general nos dice:

La vida de María Josefa es palabra encarnada, Eucaristía vivida y amor entregado (…). Comprende que el corazón del evangelio es el amor y se compromete con total dedicación en la edificación de una comunidad donde “reine siempre la caridad (…). Madre de corazón entrañable hacia las mujeres enfermas, es para nosotras una “estrella” en este camino de renovación hacia una misión hospitalaria más profética y cercana a quienes permanecen abandonados en la vera del camino.

          Anabela Carneiro, Superiora general Cong. Nº 10, 2014

Para mas información sobre Mª Josefa Recio. http://www.hospitalarias.org/wp-content/uploads/MARIA-JOSEFA-R-.pdf

¡Cristo vive! ¡FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN!

Cristo-vive-3¡FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN! ¡Alegraos! ¡Cristo vive!

Hoy es un día de fiesta y alegría. ¡El Señor ha resucitado!

Creer en el Resucitado es confiar en una vida donde ya no habrá pobreza ni dolor, nadie estará triste, nadie tendrá que llorar.
Creer en el Resucitado es acercarnos con esperanza a tantas personas sin salud, enfermos crónicos, discapacitados físicos y psíquicos, personas hundidas en la depresión, cansadas de vivir y de luchar.
Creer en el Resucitado es entrar en Su Corazón y descansar, poder depositar dentro de El, todo lo que nos duele.
Es adentrarnos en el Dios de la Misericordia que nos acoge por entero con nuestras luces y sombras.

Hoy ya todo cobra sentido ¿no crees? Dios ha dado una respuesta contundente a cada uno de nosotros. La resurrección es una larga marcha que nos invita a creer y madurar como adultos en nuestra fe. Ese compromiso de fe y esa apuesta por seguir avanzando como Pedro o Juan y llevando la gran alegría, el gran acontecimiento de la resurrección de Cristo a todos los lugares.