Que Brote la Semilla…

“El que siembra la buena semilla es el Hijo del hombre; el campo es el mundo; la buena semilla son los hijos del Reino” Mt, 13.

 

Las lecturas de este domingo nos traen un mensaje lleno de vida y esperanza. En la realidad que vivimos, en nuestra familia Hospitalaria, en cada uno de nosotros, hay mucho más de trigo que de cizaña. Dios espera por cada persona, Dios confía en que su mensaje de Amor crezca en nuestro corazón y de fruto.

“Que brote, que se abran las semillas que Tú pusiste en mi tierra

Que brote que brote la vida nueva que brote, Señor, que brote aún con cizaña o sin ella que crezca toda esa vida que se hace fuerte en tu espera

QUE TU PALABRA ALIMENTE MI TIERRA, Y LA VIDA CREZCA

https://www.youtube.com/watch?v=r1OCcIly-Hw

Dar Vida

Estamos llamados a Dar vida con nuestra Hospitalidad

En la aproximación en clave Hospitalaria que nos hace Danilo Farneda sobre el evangelio de Hoy, Nos podemos preguntar ¿Cuánta vida estoy Dando? Por qué ser Bautizada y participe de la Resurrección de cristo es una llamada a dar vida. A colaborar en la construcción de un mundo mejor.

Corred la piedra del sepulcro…, “desatadlo y dejadlo andar”.  En el momento de la resurrección de Lázaro, “Jesús prefiere implicar a los presentes… es un invitación a la participación, al compromiso comunitario y personal. Dios nos ayuda pero no nos suple. No impone la vida, nos la impone como tarea. Dios está presente en nuestras vidas y nos regala el poder construir nuestra biografía. Nuestro compromiso por el Reino nos debe llevar a Dar Vida.”

Vivir la Hospitalidad no consiste en quedarnos parados ante el dolor de nuestro hermano, se trata de ponernos a su lado, acoger su dolor, acoger también nuestro propio sufrimiento y en la esperanza de la resurrección, con la gracia del Espíritu Santo que crece en nosotros, colaborar para hacer una vida más justa. Construyamos Hospitalidad.

“Ojalá pudiéramos así sacrificar gota a gota nuestra vida y morir por amor de Jesús; está en la única y verdadera dicha y verdadera vida…. Orar, trabajar, servir a Dios y callar”. (San Benito Menni c. 331)

 

 

 

 

Sacia Nuestra Sed

En este domingo vemos como la samaritana descubre su misión en proceso de diálogo, difícil pero sincero, con Jesús. Se acercó desafiante y salió entusiasmada. El cántaro vacío, junto a un pozo a una fuente que mana continuamente, este es el camino de nuestra vocación, El sacia nuestra sed, llena nuestra vida de un agua que da Vida. En este evangelio descubrimos que Jesús Ama; no atrapa; lleva a la persona a su verdad, a su intimidad, a su propia responsabilidad. Él pone en camino hacia la Verdad. Y ello afecta al sentido de nuestra vida, a nuestra vocación, a esa llamada que desde lo más profundo nos está afectando. Porque todas somos sedientas de vida. Sentimos necesidad de amor, sentimos necesidad de felicidad, sentimos necesidad de hondura. Como la Samaritana sentimos que lo fundamental es creer en Él y seguir sus pasos. Sacia señor nuestra sed, y ayúdanos a salir como la samaritana a ser noticia de tu amor. Que podamos ser una ayuda para que cada persona descubra y oriente su vocación, que podamos enseñar con nuestras vidas a ser fieles a unos mismo y señalar la única fuente que puede saciar toda sed.  JESÚS.

Dame de beber.

¿Qué buscas?

cual-es-tu-riqueza“Un monje andariego se encontró, en uno de sus viajes, una piedra preciosa, y la guardó en su talega. Un día se encontró con un viajero y, al abrir su talega para compartir con él sus provisiones, el viajero vio la joya y se la pidió. El monje se la dio sin más. El viajero se quedó mirando la piedra con asombro. ¡Era un diamante! Tal vez el mayor diamante del mundo, pues era tan grande como la mano de un hombre. El viajero le dio las gracias y marchó lleno de gozo con aquel regalo inesperado de la piedra preciosa que bastaría para darle riqueza y seguridad todo el resto de sus días. Sin embargo, pocos días después volvió en busca del monje mendicante, lo encontró, le devolvió la joya y le suplicó:

-Ahora te ruego que me puedas dar algo aún más precioso…. Dame lo que tienes dentro de ti y que te permitió con tanta facilidad desprenderte y darme la piedra.”

Cfr.«Ligero de equipaje» Carlos G. Vallés S.J. 

En este mundo lleno de ofertas variadas, de posibilidades, se nos ofrecen muchas realidades que nos prometen plenitud, felicidad, realización…realidades que en muchas ocasiones nos dividen, nos hacen egoístas y desconfiados.

Desde la confianza plena, desde la libertad interior y el convencimiento de ser Amadas, buscando sobre todo y primero lo fundamental, el Reino de Dios que nos presenta Jesús, se nos abre una vida plena, pues todo se nos dará por añadidura.

Confía.

Vive la Hospitalidad.

busca-reino

Arriésgate a ser Feliz .

bienaventurados-3

Un proyecto de vida atrayente.

¿Te has parado a pensar en qué es lo que Dios quiere para ti? ¿Qué sería tu vida si te abrieses a lo que Dios tiene pensado para ti? ¿Y si te abrieses a la vocación que Dios sueña con tu vida? ¿Pasaría algo por arriesgarse a mirar con los ojos de Dios tu propia existencia?

¿Cuál es su sueño sobre cada uno de nosotros, lo que espera de nosotros?

Hoy Jesús nos presenta un proyecto de vida, las Bienaventuranzas. Nos llama a ser felices, nos propone un camino que nos llenara de plenitud, un camino que parece contradictorio,   nos habla de justicia social, del bien común, de pobreza, de compromiso por la paz, de misericordia.

Un proyecto de vida que nosotras desarrollamos en nuestra vida Consagrada Hospitalaria. La vocación puede ser definida como un REGALO, un maravilloso regalo de Dios para cada una de nosotras. Siendo fieles a la herencia de san Benito Menni, nos sentimos convocadas a vivir la HOSPITALIDAD en este mundo. Un nuevo que soñamos estamos llamadas a transformar;  esto nos implica hoy a Vivir apasionadas por Dios y por su Reino, llamadas a ser evangelio, buena noticia de la sanación de Dios en el mundo del sufrimiento psíquico. Con nuestra vida manifestamos el Amor que Dios tiene a todos los hombres, especialmente los más vulnerables, somos mensaje de esperanza y testimoniamos que el mundo puede ser transformado desde el espíritu de las bienaventuranzas.

Todos los que formamos la familia Hospitalarias, caminamos al lado del que llora, del que sufre, del abandonado, construyendo amor, paz…siendo testigos de que se puede ser feliz.

Así que atrévete a arriesgar en tu vida, déjate impregnar por el mensaje de las bienaventuranzas y busca cuál es tu misión en el mundo. Porque  Él nos quiere felices.

Jueguen para delante, construyan un mundo mejor, un mundo de hermanos, un mundo de justicia, de amor, de paz, de fraternidad, de solidaridad… (Papa Francisco)

bienaventuranzas-1

¡FELIZ NAVIDAD!

nacimiento-jesusContemplad al Niño Jesús en el pesebre y su dulce mirada, su pobreza y su silencio hablará mucho a vuestro corazón si con voluntad sencilla vais a verle y contemplarle. (San Benito Menni)

Día 24 de Diciembre… el ajetreo de la fiesta, los reencuentros, las felicitaciones, los preparativos, es Nochebuena y hay mucho que hacer, pero… ¡Para! Solo un momento… ¿Qué es lo importante?

La Navidad sólo tiene sentido desde Jesús.

jesus-unica-razon-de-la-navidad

No me resisto a compartir con vosotr@s unas palabras y un desafío de nuestra superiora General, Anabela Carneiro, al felicitarnos este año la Navidad. Nos dice así:

“”Queridas hermanas, esta es hoy la invitación que hago a todas nosotras: que seamos capaces de inclinarnos hacia nuestras hermanas y nuestros hermanos, para amarles con total gratuidad y servirles incondicionalmente, traduciendo en acciones concretas y dinámicas, la misericordia que existía desde el principio, que hemos oído, que hemos visto, que hemos contemplado y que hemos tocado con nuestras manos.

La misericordia, que contemplamos en el Niño de Belén y experimentamos en ese “inclinarse de Dios hacia cada uno de nosotros”, es un dinamismo que crece continuamente y transforma la vida, es una nueva creación que obra un corazón nuevo, capaz de amar en plenitud y purifica los ojos para que seamos capaces de ver las necesidades más ocultas…

Os desafío a que, cada una de nosotras, en este nuevo año, nos propongamos concretar de forma especial “una obra de misericordia”. Que respondan a tantas nuevas necesidades que piden nuestro compromiso en favor de tantas personas que sufren en nuestro mundo.

Podemos dar de comer al hambriento, pero también podemos escuchar a quien no tiene a nadie que lo haga; podemos dar de beber al sediento, pero también podemos ofrecer espacios para saciar otras sedes; podemos corregir a los que yerran, pero también ser capaces de regalar una palabra positiva; podemos visitar a los que están en la cárcel, pero también a quienes, dentro de nuestras residencias o centros, no tienen nunca una visita; podemos dar buen consejo, pero también abrirnos a la opinión de los demás, conscientes de que todos tienen algo para dar; podemos… “”

Sí Podemos hacer muchas cosas para manifestar la Misericordia de Dios en el mundo, es un gran desafío y proyecto para nuestro futuro. Pero hoy podemos abrir el corazón, los ojos y oídos, creo que no es día de muchas palabras, seguramente baste con contemplar al niño,  no al de escayola de nuestros belenes, sino al que va a nacer y quiere hacerlo dentro de nosotros, al que está presente en los hermanos, en la sociedad. Después de Navidad, cada rostro humano nos debe hablar de Dios, nosotras sabemos que este niño, es el futuro, la promesa, la alegría, la luz y que el Niño-Dios es la vida.

Las hermanas que formamos el equipo de Pastoral Juvenil Vocacional y a nuestro lado cada hermana Hospitalaria, queremos desear una muy FELIZ NAVIDAD. Que el Niño Dios nazca en vuestro corazón lleno de vida y alegría, y sepamos llevarlo a todos los lugares de la tierra.

VIVAMOS LA HOSPITALIDAD ACOGIENDO AL NIÑO

navida-blog-f

Adora y Confía

Teilhard-de-Chardin-EST-en-manos-de-dios-25-638

Adorar y Confiar, ponerse en las manos del Padre y aguardar sosegadamente la Salvación de Dios, como dice la Escritura. Esperar pacientemente el fruto de la siembra, sabiendo que hay quien da incremento. Porque el querer de Dios y el programa de Jesús es un programa de felicidad (Dichosos…) Busquemos la felicidad en el marco de la humanidad, como lo Hacia Jesús. Busquémosla para los más débiles sobre todo, cuando nos sintamos débiles. Persigamos la felicidad en las cosas pequeñas (El Arte de Vivir contento con poco), en las cosas cotidianas. Miremos a la fraternidad, a la sociedad, a la naturaleza como fuente de felicidad, no solamente como entramado de Problemas. Vayamos proclamando el gusto por la vida, la evidencia de que Dios nos ha hecho un regalo de Amor. Y que la Paz sea el Signo evidente de nuestra dicha. Vivamos en paz y contribuyamos a vivir en paz. Derrama Paz para que tu casa sea una casa de Paz. Que tus palabras sean palabras de Paz, sean tus pasos, pasos de Paz, tus relaciones que sean relaciones de Paz. Que esa Paz se transparente en nuestra vida, en nuestros caminos, en nuestros gestos. Que la paz sea tu tesoro personal, lo último que venderías, lo que nunca venderás.

Adora-y-confia-5No te inquietes por las Dificultades de la Vida,
altibajos Por Sus, Decepciones Por Sus,
por su porvenir mas o menos sombrío.
Quiere Lo Que Dios Quiere.
Ofrécele en medio de inquietudes y Dificultades
El Sacrificio de tu alma sencilla Que,
PESE A Todo ,
Acepta los designios de su Providencia.
Poco importa que te Se toma en cuenta la ONU frustrado
si Dios te considera plenamente Realizado,
un gusto Do.
piérdete Confiado ciegamente en ESE Dios
Que te quiere para sí.
ti Y que Llegará hasta, AUNQUE Jamás lo veas.
Piensa Que Estas en sus manos,
del tanto Más fuertemente cogido,
Cuanto Más decaído y triste te encuentres.
Vive Feliz. Te lo suplico. Vive en paz.
Que Nada te Altere.
Que Nada mar Capaz de quitarte tu paz.
Ni la fatiga psíquica. Ni tus Fallos Morales.
Haz Que brote,
y conserva siempre Sobre tu rostro,
Una dulce sonrisa,
reflejo de la Que El Señor
contínuamente te Dirige.
Y en el fondo de tu alma Coloca,
Antes que nada,
Como fuente de Energía y criterio de verdad,
. TODO Aquello que te llene de la paz de Dios
Recuerda:
. cuanto te DePrima e inquiete es falso
Te lo aseguro en el nombre
de las leyes de la vida
. Y de las promesas de Dios
Por eso,
cuando te sientas apesadumbrado, triste,
adora y Confía.

Teilhard de Chardin