Una pequeña semilla

Hoy el Evangelio nos trae a la memoria dos parábolas de Jesús. El Reino se parece a la semilla que siembra el campesino y que luego crece sin que nadie sepa cómo en la oscuridad de la tierra. Pero crece y termina dando su fruto. La otra dice que el Reino se parece a la semilla de mostaza, la más pequeña de las semillas, pero que luego se hace tan grande que hasta los pájaros del cielo se cobijan en la planta que sale de aquella semilla.

Confianza en que el Señor lleva nuestra vida, ha puesto la semilla de su palabra en nuestro corazón y sin darnos cuenta va creciendo y moviendo nuestro corazón hacia Él, así mismo  conciencia que en la pequeñez y sencillez crece el reino de Dios.

Para practicar la Hospitalidad hay que hacer cosas pequeñas, aquellas que están a nuestro alcance cada día:

– una sonrisa a los que conviven conmigo,

– una palabra de aliento al que está decepcionado o triste,

– echar una mano al que marcha agobiado para aliviarle el peso que lleva sobre sus hombros

– unos pasos de cercanía hacia el que está distante y le cuesta acercarse,

– una felicitación a aquel que ha triunfado en su trabajo,

– un rato de compañía al enfermo o anciano que vive en soledad,

– un silencio de empatía con el que sufre,

– una palabra de aliento al que está cansado, sin fuerzas…

– ….

¡Cuántas cosas pequeñas podemos y debemos realizar hoy, ahora, cada día!

Y así sin darnos cuenta el Reino de Dios ira creciendo…

Practicad la Hospitalidad

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s