Que Brote la Semilla…

“El que siembra la buena semilla es el Hijo del hombre; el campo es el mundo; la buena semilla son los hijos del Reino” Mt, 13.

 

Las lecturas de este domingo nos traen un mensaje lleno de vida y esperanza. En la realidad que vivimos, en nuestra familia Hospitalaria, en cada uno de nosotros, hay mucho más de trigo que de cizaña. Dios espera por cada persona, Dios confía en que su mensaje de Amor crezca en nuestro corazón y de fruto.

“Que brote, que se abran las semillas que Tú pusiste en mi tierra

Que brote que brote la vida nueva que brote, Señor, que brote aún con cizaña o sin ella que crezca toda esa vida que se hace fuerte en tu espera

QUE TU PALABRA ALIMENTE MI TIERRA, Y LA VIDA CREZCA

https://www.youtube.com/watch?v=r1OCcIly-Hw

Anuncios

Estas con nosotros

“Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado. Y he aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo».”  (Mateo 28,19-20)

Jesús como siempre nos sorprende, se marcha pero se queda, ausencia y presencia. ¿Dónde lo encontramos hoy? Jesús está presente en nosotros, aunque muchas veces nos cueste descubrir sus huellas. La celebración de la Ascensión, es una fiesta que nos habla de esperanza. Jesús no nos ha abandonado, permanece con nosotros, está en nosotros. De un modo especial permanece en la Palabra y en la comunidad reunida. Para los que vivimos la Hospitalidad, El permanece en el que sufre, en el hermano que esta caído en el camino.

El día de la Ascensión nos desafía y empuja a hacer con nuestra vida que su presencia invisible, se haga vivible a todos los hombres.

 

El está presente a nuestro lado, está presente al lado de cada 
hermano que sufre, por ello:

Gastaré mi voz en gritar las injusticias

dejaré que tu amor cicatrice mis heridas

tenderé mis manos para ayudar a cruzar líneas

que nos hacen inhumanos, que separan y marginan


Porque sé que estarás con nosotros cada día…


Abriremos las puertas para que soplen los vientos

y ventilen nuestras casas y se lleven nuestros miedos

y pondremos la confianza en lo sencillo, en lo pequeño

que nos salva, nos completa y nos hace tocar lo eterno


Porque sé que estarás con nosotros cada día…

                                        Canción de Salome Arricibita.


https://www.youtube.com/watch?v=u-Lq2NrwyXY

Manos abiertas

En cuanto momentos de nuestra vida tendemos a cerrar las manos y no ponerlas al servicio de los demás. Manos que se convierten en puños egoístas, no disponibles para amar y servir.
Que el Señor nos ayude a tener manos abiertas siempre, para dar y recibir, para no romper la cadena de la solidaridad y la entrega con mi hermano, sobre todo con quien menos tiene.

24, Octubre. Día vocacional

Hoy, día 24, celebramos el día vocacional. Pedimos al Señor que siga enviando obreros a su mies, y que sigamos respondiendo con alegría y entusiasmo a la vocación a la que fuimos llamados. El Señor sigue llamando.

Dios sigue presente en las heridas y rupturas de nuestro tiempo. Un Dios que cura, suaviza y salva. Ahí está Jesús vivo alentando los corazones, la generosidad, la disponibilidad y la iniciativa.

¡Sigue lloviendo sobre nosotros, buen Jesús!

Un verano diferente: UNA VIDA DIFERENTE

LA ALEGRÍA TAMBIÉN DE NOCHE
LA ALEGRÍA TAMBIÉN DE NOCHE
Dar la vida no es morir, sino vivir de una manera determinada
Y ahí radica una nueva paradoja: cuanto más te vacías, más lleno estás.
Por cada caricia que das sin esperar contrapartida;
Por cada abrazo con el que buscas sostener a quien está abatido;
Por cada gesto que trata de aliviar al caído;
Por cada trozo compartido de pan, de paz, de palabra…
Uno sin buscarlo va encontrando sentido, más Vida en su vida, más comensales en la mesa compartida y más nombres en el corazón.
Y al fin descubres que el mundo – y de paso tu vida- no gira alrededor de ti mismo.
Aprendes a no buscar una perfección estéril, sino a acoger una fragilidad fecunda.
Aceptas aspirar a mucho, deseas seguir a ese Jesús en el que ves encarnado el Amor radical, y parecerte a Él, porque eso sucede con quien se admira: que la propia vida se va configurando un poco con la de esa otra persona admirada…
José María Rodríguez Oláizola