Y se puso a servirles

Él se acercó, la cogió de la mano y la levantó.

Se le pasó la fiebre y se puso a servirles

 

Con esta acción sanadora, Jesús llama a la suegra de pedro para ser la primera mujer discípula. También hoy nos lama a nosotros, en verdadero encuentro con Jesús nos lleva a servir como él.

En tus manos, Jesús, ponemos nuestras heridas. Tómanos de la mano. Ponnos de pie. Capacítanos para el servicio a nuestros hermanos.

“Yo dormía y soñé que la vida era alegría. Me desperté y vi que la vida era servicio. Serví y comprendí que el servicio era alegría.”  Rabindranath Tagore

Soñé que la comunidad de los discípulos de Jesús predicábamos la Buena Noticia de la salvación con alegría, como una propuesta amable de liberación y como un camino de vida, y que en esta tarea se nos pasaban los días sin tener tiempo que perder. Soñé que entre todos nos dedicábamos al servicio de los más pobres, a consolar a los que estaban tristes, a estar atentos para ver a dónde se necesitaba ayuda, y que siempre estábamos dispuestos a echar una mano.

Estamos llamados a Servir y Practicar la Hospitalidad.

 

“Solo hay una cosa que merece estima  Servir y Amar”. (San Benito Menni)

 

 

 

Anuncios

Escuchemos

Ojalá escuchéis hoy la voz del Señor. Escuchemos, el Señor continuamente nos esta llamando, somos invitados a vivir atentos a la voz del Señor. Dios nos habla de muchas maneras: a través de otras personas, a través de los acontecimientos de la vida, nos habla en cada persona que sufre. Que cada uno de nosotros escuchemos la voz del Señor y, con corazón dócil, procuremos ser fieles a nuestra vocación y servir al Señor.

Abramos nuestros  ojos y ayudemos también a  descubrir a los testigos de la vida y la liberación a nuestro alrededor. Ellos son los profetas que iluminan nuestro caminar para que sigamos las huellas de Jesús, seamos también nosotras profetas que hablan con la autoridad que nace del Espíritu de Jesús. Una autoridad que es desde la sencillez y humildad, desde lo pequeño, desde la coherencia de una vida de servicio.

Escuchemos la vida.

Anda, levanta y camina…

“¿quieres curarte?”. “Anda, levanta, toma tu camilla y camina”

Estos días los evangelios nos muestran como Jesús se acerca a la enfermedad, la debilidad del hombre y lo levanta… Vimos este domingo como la mirada de Dios no es como la mirada del hombre, pues el hombre mira las apariencias, pero el Señor mira el corazón. La mirada de Dios es siempre misericordiosa, llena de amor. Jesús mira nuestra verdad y así es como nos ama y acepta. Así es como nos cura y salva. Nos ve en el lugar que estamos caídos y toma la iniciativa, Él se acerca y nos levanta.

La cuaresma es una invitación a enfocar bien nuestra mirada, a acoger la verdadera relación con Dios. Él es un Dios Padre, que nunca se cansa de perdonar y de amar a sus hijos. En el evangelio de hoy, vemos como Jesús, se acerca al enfermo, que en soledad y apartado espera la curación y se entabla un diálogo; Un diálogo de corazón a corazón. “¿quieres curarte?”. “Anda, levanta, toma tu camilla y camina”. Jesús entabla un diálogo de amor que es sanador, se interesa por la realidad de la persona y le hace sentirse acogido, escuchado.

Tomemos conciencia de que hay hermanos nuestros que están solos, y que necesitan de una mano amiga que les ayude a afrontar las dificultades de su la vida y caminar. Levantarse de todo aquello que limita su vida y caminar erguido según el proyecto de Dios.

Vivir la Hospitalidad es pasar por el mundo mostrando que ese Jesús que cura y te acepta como eres, que ese Jesús que Ama sin mirar las apariencias, camina a tu lado y te invita a levantar la mirada y ver a los que contigo caminan.

Anda, levanta y camina…

 

 

 

 

Haznos Transparencia

¡Qué bien se está aquí! hagamos tres tiendas…

En nuestra vida, muchas veces nos quedamos en los momentos bonitos que nos muestra el Evangelio: en el encuentro, en el amor; como los discípulos, aquello que nos suena exigente, aquello que lleva cruz, se nos puede hacer cuesta arriba y tenemos la tentación de quedarnos en el Tabor.

Pero Jesús nos revela el plan del Padre sobre cada uno de nosotros. En el estamos llamados a transfigurarnos y ser también nosotros trasparencia de Dios. Ser trasparencia desde nuestras actitudes de bondad, compasión, ternura; serlo desde la Hospitalidad que nos define.

Hoy la palabra de Dios nos invita a preguntarnos si nuestra vida manifiesta el amor de Dios que hemos recibido. Si estamos dispuestos a escuchar su Voz.

La Cuaresma es una llamada a salir de nosotros, de nuestras casas, de nuestros prejuicios, de nuestros intereses, gustos y comodidades… la Cuaresma es tiempo para afrontar la realidad personal  y dejarse cuestionar por la Palabra de Dios… la cuaresma es una llamada para escuchar la presencia de Dios en nuestras realidades y una invitación a ser transparencia de Dios para nuestros hermanos.

Bajemos del Tabor de nuestras comodidades y seamos transparencia de su Amor. Vivamos cada día la Hospitalidad.

https://www.youtube.com/watch?v=-T3JIGkO93w

¿Qué buscas?

cual-es-tu-riqueza“Un monje andariego se encontró, en uno de sus viajes, una piedra preciosa, y la guardó en su talega. Un día se encontró con un viajero y, al abrir su talega para compartir con él sus provisiones, el viajero vio la joya y se la pidió. El monje se la dio sin más. El viajero se quedó mirando la piedra con asombro. ¡Era un diamante! Tal vez el mayor diamante del mundo, pues era tan grande como la mano de un hombre. El viajero le dio las gracias y marchó lleno de gozo con aquel regalo inesperado de la piedra preciosa que bastaría para darle riqueza y seguridad todo el resto de sus días. Sin embargo, pocos días después volvió en busca del monje mendicante, lo encontró, le devolvió la joya y le suplicó:

-Ahora te ruego que me puedas dar algo aún más precioso…. Dame lo que tienes dentro de ti y que te permitió con tanta facilidad desprenderte y darme la piedra.”

Cfr.«Ligero de equipaje» Carlos G. Vallés S.J. 

En este mundo lleno de ofertas variadas, de posibilidades, se nos ofrecen muchas realidades que nos prometen plenitud, felicidad, realización…realidades que en muchas ocasiones nos dividen, nos hacen egoístas y desconfiados.

Desde la confianza plena, desde la libertad interior y el convencimiento de ser Amadas, buscando sobre todo y primero lo fundamental, el Reino de Dios que nos presenta Jesús, se nos abre una vida plena, pues todo se nos dará por añadidura.

Confía.

Vive la Hospitalidad.

busca-reino

Arriésgate a ser Feliz .

bienaventurados-3

Un proyecto de vida atrayente.

¿Te has parado a pensar en qué es lo que Dios quiere para ti? ¿Qué sería tu vida si te abrieses a lo que Dios tiene pensado para ti? ¿Y si te abrieses a la vocación que Dios sueña con tu vida? ¿Pasaría algo por arriesgarse a mirar con los ojos de Dios tu propia existencia?

¿Cuál es su sueño sobre cada uno de nosotros, lo que espera de nosotros?

Hoy Jesús nos presenta un proyecto de vida, las Bienaventuranzas. Nos llama a ser felices, nos propone un camino que nos llenara de plenitud, un camino que parece contradictorio,   nos habla de justicia social, del bien común, de pobreza, de compromiso por la paz, de misericordia.

Un proyecto de vida que nosotras desarrollamos en nuestra vida Consagrada Hospitalaria. La vocación puede ser definida como un REGALO, un maravilloso regalo de Dios para cada una de nosotras. Siendo fieles a la herencia de san Benito Menni, nos sentimos convocadas a vivir la HOSPITALIDAD en este mundo. Un nuevo que soñamos estamos llamadas a transformar;  esto nos implica hoy a Vivir apasionadas por Dios y por su Reino, llamadas a ser evangelio, buena noticia de la sanación de Dios en el mundo del sufrimiento psíquico. Con nuestra vida manifestamos el Amor que Dios tiene a todos los hombres, especialmente los más vulnerables, somos mensaje de esperanza y testimoniamos que el mundo puede ser transformado desde el espíritu de las bienaventuranzas.

Todos los que formamos la familia Hospitalarias, caminamos al lado del que llora, del que sufre, del abandonado, construyendo amor, paz…siendo testigos de que se puede ser feliz.

Así que atrévete a arriesgar en tu vida, déjate impregnar por el mensaje de las bienaventuranzas y busca cuál es tu misión en el mundo. Porque  Él nos quiere felices.

Jueguen para delante, construyan un mundo mejor, un mundo de hermanos, un mundo de justicia, de amor, de paz, de fraternidad, de solidaridad… (Papa Francisco)

bienaventuranzas-1

Mantén la Esperanza. No dejes de Soñar

mqdefault

En diversos libros y por las redes podemos encontrar esta historia. Pero hoy quiero nuevamente compartirla.

“Una mañana de invierno, un hombre que salía a pasear cada día por la playa se sorprendió al ver miles de estrellas de mar sobre la arena, prácticamente estaba cubierta toda la orilla.

Se entristeció al observar el gran desastre, pues sabía que esas estrellas apenas podían vivir unos minutos fuera del agua. Resignado, comenzó a caminar con cuidado de no pisarlas, pensando en lo fugaz que es la vida, en lo rápido que puede acabar todo .A los pocos minutos, distinguió a lo lejos una pequeña figura que se movía velozmente entre la arena y el agua. En un principio pensó que podía tratarse de algún pequeño animal, pero al aproximarse descubrió que, en realidad, era una niña que no paraba de correr de un lado para otro: de la orilla a la arena, de la arena a la orilla. El hombre decidió acercarse un poco más para investigar qué ocurría:

-Hola -saludó.

-Hola -le respondió la niña.

-¿Qué haces corriendo de aquí para allá? -le preguntó con curiosidad. La niña se detuvo durante unos instantes, cogió aire y le miró a los ojos.

-¿No lo ves? -contestó sorprendida- Estoy devolviendo las estrellas al mar para que no se mueran. El hombre asintió con lástima.

-Sí, ya lo veo, pero no te das cuenta de que hay miles de estrellas en la arena, por muy rápido que vayas jamás podrás salvarlas a todas… tu esfuerzo no tiene sentido. La niña se agachó, cogió una estrella que estaba a sus pies y la lanzó con fuerza al mar.

Para esta sí que ha tenido sentido.”

Tomado de: Eloy Moreno. Adaptación cuento sufí.

Incluido en “Cuentos para entender el mundo

xactividadesjovenes-banner1_jpg_pagespeed_ic_jiygyflf2w

Cada día en la vida Hospitalaria somos como esa niña. Miramos el verdadero valor de cada persona y no dejamos de soñar con hacer un mundo mejor. El verdadero valor de una persona no se encuentra en su inteligencia, ni en sus talentos, ni en sus habilidades, el auténtico valor de una persona, el más valioso, es esa capacidad generosa de situarse en el lugar del otro, de ser para otras personas.

Cada acto de amor que hagas, es una estrellita que devuelves al mar…Sé que en este mundo un solo gesto de ternura, de amabilidad y solidaridad tal vez nos puede parecer sin sentido. Pero si cada uno pone su grano de arena, lograremos que millones de personas en este mundo puedan tener una esperanza de vida.  La esperanza es una gran fuente de energía para transformar la vida. Nunca debemos dejar de Soñar, como nos dice repetidamente el papa Francisco: “No pierdan el encanto de soñar, ¡atrévanse a soñar!”

Decídete a salvar la estrella que está entre tus manos.

Vive la Hospitalidad.

jovenes-2338felic2