Dios con Nosotras

Le pondrá por nombre Emmanuel, que significa Dios con Nosotros.

4-doming-adv-3Isaías nos anuncia el nacimiento de un futuro Rey que colmará las esperanzas del pueblo. No se trata de un rey como los reyes de la tierra, sino más bien todo lo contrario. No tiene oro, ni es rico. Es rico en bondad, en capacidad de perdonar, en solidaridad y misericordia con los más necesitados

Dios ha optado por el hombre y se ha unido a nuestra vulnerabilidad. La suerte de los hombres y la de Dios van unidas. Es más que un pacto de amistad. Es más que una alianza de amor. Es “Dios-con-nosotros”. Lo encontramos en los Sacramentos, en la Palabra. Pero también se encuentra en todos los hombres, especialmente los pobres, los marginados y los enfermos. Dios está con nosotros en la familia, en la comunidad, en el trabajo, en la amistad, en la oración, en el dolor y en el amor.

Hoy nos acercamos a María para empaparnos del amor que Dios nos tiene, para entrar en la revolución de la ternura. Jesús es el Dios con nosotros, el Dios que habita nuestra interioridad. No estamos solos. Una mujer está encinta. Nos trae vida, salvación.

Cuando José se despertó hizo lo que le había mandado el ángel del Señor y se llevó a casa a su mujer.

María en este camino hacia la Navidad es importante, pero José nos enseña una cosa también muy importante, aceptar los planes de Dios, aunque no coincidan con los planes que nosotros tenemos. José, sabe quién es el niño y calla, servir en silencio, pasar desapercibido, vivir siempre en actitud de sincera humildad; Es ésta, sin duda, una lección que nos da san José. Él supo crecerse ante las dificultades y contratiempos que fueron surgiendo en los días del nacimiento. Él logró encontrar un lugar abrigado para María y el Niño. Él ejecutó con fidelidad las órdenes que le iba dando el Señor por medio de su ángel. Acepta y hace en cada momento lo que tenía que hacer.

La capacidad de escucha, de confianza en Dios y de aceptación de su voluntad que tuvieron María y José debe ser para nosotras un ejemplo que nos anime a superar cualquier problema. Cuando no hay esperanza vacilan el amor y la fe, pero el seguidor de Jesucristo tiene que ser una persona esperanzada y esperanzadora. Dios cumple su promesa, es “Dios con nosotros”. Con El a nuestro lado todo se llena de luz, de sentido.

Este domingo entremos en la casa de José y de María, la casa de la ternura, la casa de la esperanza, la casa de Jesús. Somos llamadas a llevar el misterio de Jesús a nuestras comunidades, porque es Dios con nosotras, que nos hace celebrar la Navidad con gozo y gratitud, implicadas en la justicia, en el servicio a los más pobres, con la conciencia de que Dios nace cada día en cada hermano que sufre, en cada persona abandonada, en los caídos en el camino. Dios nace y nosotras tenemos Hospitalidad para acogerlo.

adviento-4

“Donde nace Dios, florece la misericordia, que sana las heridas y vence el mal. Donde nace Dios, nace la esperanza, y donde nace la esperanza, las personas encuentran la dignidad”

(Papa Francisco).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s