Mantén la Esperanza. No dejes de Soñar

mqdefault

En diversos libros y por las redes podemos encontrar esta historia. Pero hoy quiero nuevamente compartirla.

“Una mañana de invierno, un hombre que salía a pasear cada día por la playa se sorprendió al ver miles de estrellas de mar sobre la arena, prácticamente estaba cubierta toda la orilla.

Se entristeció al observar el gran desastre, pues sabía que esas estrellas apenas podían vivir unos minutos fuera del agua. Resignado, comenzó a caminar con cuidado de no pisarlas, pensando en lo fugaz que es la vida, en lo rápido que puede acabar todo .A los pocos minutos, distinguió a lo lejos una pequeña figura que se movía velozmente entre la arena y el agua. En un principio pensó que podía tratarse de algún pequeño animal, pero al aproximarse descubrió que, en realidad, era una niña que no paraba de correr de un lado para otro: de la orilla a la arena, de la arena a la orilla. El hombre decidió acercarse un poco más para investigar qué ocurría:

-Hola -saludó.

-Hola -le respondió la niña.

-¿Qué haces corriendo de aquí para allá? -le preguntó con curiosidad. La niña se detuvo durante unos instantes, cogió aire y le miró a los ojos.

-¿No lo ves? -contestó sorprendida- Estoy devolviendo las estrellas al mar para que no se mueran. El hombre asintió con lástima.

-Sí, ya lo veo, pero no te das cuenta de que hay miles de estrellas en la arena, por muy rápido que vayas jamás podrás salvarlas a todas… tu esfuerzo no tiene sentido. La niña se agachó, cogió una estrella que estaba a sus pies y la lanzó con fuerza al mar.

Para esta sí que ha tenido sentido.”

Tomado de: Eloy Moreno. Adaptación cuento sufí.

Incluido en “Cuentos para entender el mundo

xactividadesjovenes-banner1_jpg_pagespeed_ic_jiygyflf2w

Cada día en la vida Hospitalaria somos como esa niña. Miramos el verdadero valor de cada persona y no dejamos de soñar con hacer un mundo mejor. El verdadero valor de una persona no se encuentra en su inteligencia, ni en sus talentos, ni en sus habilidades, el auténtico valor de una persona, el más valioso, es esa capacidad generosa de situarse en el lugar del otro, de ser para otras personas.

Cada acto de amor que hagas, es una estrellita que devuelves al mar…Sé que en este mundo un solo gesto de ternura, de amabilidad y solidaridad tal vez nos puede parecer sin sentido. Pero si cada uno pone su grano de arena, lograremos que millones de personas en este mundo puedan tener una esperanza de vida.  La esperanza es una gran fuente de energía para transformar la vida. Nunca debemos dejar de Soñar, como nos dice repetidamente el papa Francisco: “No pierdan el encanto de soñar, ¡atrévanse a soñar!”

Decídete a salvar la estrella que está entre tus manos.

Vive la Hospitalidad.

jovenes-2338felic2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s