Testimonios hospitalarios II

Continuamos compartiendo testimonios de experiencias hospitalarias de este verano de jóvenes por los que el Campo de trabajo no ha pasado de manera inadvertida sino que ha tenido un sentido importante y verdaderamente les ha cambiado su vida. Gracias a todos ellos por compartirlo con nosotros.IMG_0142

“Sant Boi 2014 ha sido para mí un soplo de aire fresco, una ráfaga del Espíritu: volver a descubrir la grandeza de los pequeños, la preferencia de Dios por los últimos; el tesoro escondido en el corazón de cada ser humano.
Ha sido también una bonita experiencia de comunión eclesial, intercongregacional: hospitalidad, educación; jóvenes, adultos; religiosas y religiosos.
Como educador de jóvenes y evangelizador ha sido una gracia y me vuelvo con la satisfacción del trabajo cumplido. Como ser humano ha sido una maravillosa bendición y un regalo de Dios tocar la carne de Jesús en las personas que aquí habitan.
Vine con miedo y el Señor me dio valor, y los hombres y mujeres de esta casa, los “pacientes”, han derribado todos mis muros y han encendido mi capacidad de alegría.
Simplemente gracias y espero que esta sencilla colaboración marianista-hospitalarias siga manteniéndose.
Paco

IMG_20140725_205854“Pienso que esta experiencia que hemos vivido para la gran mayoría de nosotros va a ser inolvidable, por lo menos para mí si. Durante estos 10 días los pacientes nos han enseñado el valor del afecto y del amor, sobretodo las abuelitas. Nos han demostrado que se puede ser feliz aún teniendo cualquier tipo de discapacidad, ya sea mental o física. Por otro lado, hemos aprendido que no hay que juzgar a las personas sin antes conocerlas, de esta forma dejamos los prejuicios a un lado y nos abrimos plenamente a las personas.
Estas señoras nos han enseñado a escucharlas y a oírlas de una forma que nunca habíamos hecho. Del mismo modo hemos reído, bromeado y jugado con ellas.
Nuestro objetivo principal era pasar dos semanas con un grupo de residentes, escuchar sus problemas si nos los contaban, pero sobretodo intentar que estos días fueran los mejores de su verano.
En mi opinión hemos conseguido mucho más que eso, ya que creo que de verdad ellas y ellos agradecen estos días que pasamos con ellos y ellas.
Por otro lado, creo que nosotros nos llevamos mucho más de lo que nos esperábamos. Mi forma de comprender y de ver a estas personas ha cambiado. Y espero que todos hayamos aprendido a tratarlas como se merecen.
Espero que nos hayan contagiado un poco sus ganas de vivir, ya que me parecen increíbles”

Eugenia

IMG_20140729_134213“No tengo dudas que venir a este campo de trabajo me ha cambiado la vida. Durante estos 10 días he roto todas mis barreras, he conocido a personas maravillosas, he descubierto la pasión del vivir y sobretodo he disfrutado dando a los demás.
Me quedo con la maravillosa sensación de que unas señoras me den los buenos días, y sea el mejor momento del día.
Ellas nos han transformado, han logrado quitarnos todos los prejuicios estúpidos de la cabeza. Junto a ellos he descubierto que cada día tiene una nueva ilusión y que la felicidad si no se comparte, no vale para nada.
Gracias de corazón por inundarme de una “dulce locura” que espero que no acabe nunca.
Ahora la regresar a Vitoria no seré la misma, algo ha cambiado”

María

”En mi opinión ha sido una experiencia increíble e inolvidable, nos hemos sorprendido de nosotros mismos, y hemos superado expectativas e incluso capacidades que creíamos tener, o que no sabíamos que teníamos. Vinimos sin nada, eso si mucha ilusión y ganas de ayudar, y seguramente eso sea lo único que haga falta; y nos vamos llenos de experiencias, de besos, cariñó, abrazos, sonrisas recibidas y con el pensamiento de haber aprovechado nuestro tiempo y haber hecho felices a alguien.
IMG_20140729_190705Sin necesidad de poner mucho de nuestra parte, los residentes nos pusieron todo muy fácil, en los 10 días hemos avanzado a pasos agigantados. La diferencia del primer día al último, y nuestro modo de comportarnos con ellos ha sido grande, hemos aprendido muy rápido y a la vez hemos crecido como personas.
Mucha gente no entienden que hacemos aquí, tampoco entienden como según ellos “desperdiciamos” nuestro verano aquí, pero solo nosotros sabemos el cariño que se puede llegar a coger a una persona en tan poco tiempo, el valor de una mirada y una sonrisa, ante la incapacidad de hablar, la alegría que te recorre el cuerpo cuando un paciente al día siguiente se acuerda de tu nombre o va a buscarte… el valor de esas pequeñas cosas que hacen grande la vida es incalculable.
Gracias por regalarnos vuestro tiempo, por acogernos en vuestra casa como uno más, por enseñarnos vuestro día a día, por aprender a mirar sin prejuicios, por hacernos valorar vuestro trabajo, por el amor recibido de los pacientes y hacer que salgan de nosotros palabras, expresiones o gestos que en otras ocasiones no saldrían, sin duda hacen falta más personas como vosotros en el mundo.
Desde ahora Sant Boi será un recuerdo muy agradable en nuestro pensamiento y estoy segura que jamás lo olvidaremos y cuando nos reunamos acabaremos hablando de las pequeñas batallas vividas aquí, yo por mi parte intentar seguir por el buen camino”

Andrea

“Llegue al hospital sin saber que me esperaba a que me iba a enfrentar o a quien iba a conocer. Desde el primer momento las hermanas nos acogieron con mucho cariño, con una ternura que han demostrado cada día, con cada sonrisa o muestra de preocupación.
Sor Ana ha sido como una madre estos días, se ha preocupado de que no nos faltara de nada, sinceramente es una de las mejores experiencias que he tenido el placer de vivir.
Cada paciente nos ha enseñado que el amor mueve el mundo, que todos tenemos un corazón dispuesto a recibir y a dar, que la felicidad se trata de compartir sonrisas y apreciar la vida.
He aprendido a luchar por la vida que esta llena de sorpresas, a no rendirme ante las dificultades; los enfermos y educadoras, Nuria y Marta han ayudado también a ello, las actividades que hemos realizado con las pacientes, llenas de alegría, han estado muy bien preparadas.
Nadie dijo que fuera fácil, pero si que mereciera la pena.
IMG_20140729_182611Gracias a sor Ana y a todas las hermanas que nos han acogido, gracias por darnos esta oportunidad, gracias a las educadoras y personal por hacerlo todo sencillo, gracias a cada persona por la felicidad que nos ha dado y las sonrisas compartidas, gracias por enseñarnos tanto de todo corazón.
Considero impresionante el esfuerzo que cada una de las hermanas o el personal hace por la gente y lo admiro. Con ello me despido de corazón me quedo con que “HAY MAS ALEGRIA EN DAR QUE EN RECIBIR”

Anne

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s