Experiencias de hospitalidad

Durante el mes de Diciembre, algunos grupos de jóvenes han estado visitando algunos de nuestros centros en diferentes provincias, conociendo nuestro Carisma y acompañando en unas fechas tan destacadas a nuestros residentes.
Hoy os dejamos aquí el testimonio de una joven de Acción Católica de la Diócesis de Getafe que ha querido compartir su experiencia de hospitalidad. En el Centro de Ciempozuelos pasaron todo el día, iniciándolo con una charla formativa-informativa sobre el voluntariado y que terminó con la visita del Obispo de Getafe (D. Joaquín Maria López de Andújar y Cánovas del Castillo) que participó del compartir de las experiencias del día y de la Eucaristía en la capilla de los fundadores.
IMG-20131214-WA0001
¡Hola a todos! Tuve la oportunidad de ir el sábado 14 a hacer compañía y a ayudar, en la medida de lo posible, a los enfermos de Hermanas Hospitalarias en Ciempozuelos. Aunque ya había ido hace dos años, fue una experiencia única. Para mí fue un día lleno de amor, de paz, se notaba cómo el Señor actúa sobre nosotros haciendo obras grandes; nos dio esa fuerza para que ayudásemos y les entretuviéramos el día.

IMG_20131214_152209Al llegar tuvimos una introducción con el responsable de voluntariado, el cual me impresionó lo que dijo: el voluntario en el centro es de la familia. En otros lugares, el voluntario es lo que su nombre indica, una persona que ayuda; pues allí es una persona más dentro del grupo que compone el centro.

Después estuvimos ayudando a dar de comer a quien lo necesitaba. Fue increíble cómo nos recibieron, íbamos por el centro y cualquier paciente que nos veía nos daba unos abrazos y unos besos que notabas que de verdad te los daba con el corazón.

Por la tarde fuimos a dar un paseo y luego a recoger a los pacientes para llevarles a una sala y animarles cantando villancicos, bailando, etc. Se sabían todas las letras, las cantaban con una alegría, dando palmas… y cuando se acababa la canción pedían más. Después llegó la hora de irnos, les dejamos en su unidad.

¿Podéis creeros que me dio nostalgia dejarlos?, con tan solo unas horas que estuvimos me llenaron del Señor. Te daban las gracias por todo, te decían que volvieras, que se lo habían pasado muy bien. Una de las cosas que más me impresionó fue que al irme una paciente me dio un abrazo fuerte y me dijo: «cómo quiero a los voluntarios». Me quedé sorprendida, ya que solo me conocía de estar un día y me dice «TE QUIERO», porque así lo sentí yo.

IMG_20131214_205627¿Cómo puede ser que aquellas personas sean tan felices y tan cariñosas aun teniendo una discapacidad y otras, sin tenerla, no sean así? Pues porque tienen al Señor, Él les ayuda a seguir adelante dándoles fuerzas y mucho amor, el cual te contagian. Y me fui a casa diciendo «gracias, Dios, por darme este día, que me he dado cuenta de que aunque tenga dificultades en mi vida, siempre estás ahí, nunca te separas de mi lado». Y te das cuenta de que has hecho felices a las personas con tan solo unas horas, y es sin duda el regalo más grande que puedes dar, el hacer feliz al prójimo.

Sara García Calvo, 19 años, Getafe

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s