Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús

Hoy, viernes 7 de Junio, celebramos la Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús. Para nuestra Congregación hoy es un día importante, porque ésta nació del Corazón de Jesús. Toda su espiritualidad se desarrolla en torno a ese Divino Corazón.
Este es el objetivo de toda espiritualidad cristiana: la configuración progresiva con Cristo, sostenida e impulsada por el Espíritu.

Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús. Este nombre es expresión de nuestro carisma, pues nuestra razón de ser en la Iglesia es el ejercicio de la caridad hospitalaria, vivida en estado
de consagración religiosa según el modelo de caridad perfecta,
“Cristo”, simbolizada en su Corazón. (const. 2)
Ojalá que sepamos contemplar a Cristo y descubrir en Él las actitudes que estamos llamados todos los que formamos la familia Hospitalaria, religiosas y laicos, a encarnar en nuestra entrega a la misión hospitalaria que se nos ha confiado.

untitled

Mis amadas hijas en el Señor, pequeñas y grandes; pues para mí todas sois grandes si sois pequeñas, o sea si sois bien humildes, penetradas de la verdad de que nada bueno tenemos nuestro y que seremos grandes, si penetrados de nuestra nada, desconfiamos de nosotros mismos y así nos echamos de lleno y plenamente con gran confianza en el Corazón de Jesús; seguros, muy seguras que allí todo lo encontraremos; pues el único obstáculo que hay para que el Océano
inmenso de las Bondades de Jesús inunde nuestro corazón, es el
obstáculo que pone nuestra dureza y terquedad, porque no acabamos
de dejarnos en las manos del Señor, no acabamos de ser dóciles a El,
queremos nosotros gobernarnos, nos parece que nosotros lo sabemos
o sabríamos acertar más.
¿Cuándo acabaremos de echarnos en las manos del Señor, como
un barro blando en manos del Alfarero? ¿Cuándo nos echaremos en
manos de la Divina Providencia, con esa fe, con esa tranquilidad y confianza de quien sabe, que en las Manos del Señor, todo, todo será para nuestro bien? Si, hijas mías, os lo repito; desconfiar de nosotros mismos y confiar en el Señor; repitamos a menudo esta jaculatoria que todo lo comprende: “Dios mío, de mí desconfío, en Vos confío y me abandono.

San Benito Menni. C. 445

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s