Tarde te amé, San Agustín

Hoy, 28 de Agosto, la Iglesia celebra la festividad de San Agustín.
Sin duda alguna San Agustín fue uno de los “grandes” que experimentó profundamente la experiencia de la unión con Dios y de su presencia en él: su conversión, su vida, su filosofía, sus escritos… presencia de Dios permanente. Y esa confianza en Dios sólo se alcanza con la oración, con la fe, con el convencimiento de que el Señor permanece siempre a nuestro lado.
¡Qué faltos estamos hoy dia de contemplación y oración!
Para explicar la Trinidad, San Agustín utiliza varias analogías, entre ellas la del Amor, Amante, Amado. Ninguno de los tres puede sobrevivir sin los demás, sólo el Amor se hace presente en el Amado, a través de la persona del Amante. No puede haber separación.
Sólo alguien que de verdad ha descubierto a Dios, es capaz de escribir algo tan bello.
Hoy, en este día, también en clave hospitalaria, porque no hay Hospitalidad, si no hay un profundo amor hacia los demás, recordamos esta preciosa oración de San Agustín.

Tarde te amé, hermosura tan antigua y tan nueva, tarde te amé.
Y he aquí que Tú estabas dentro de mí y yo fuera, y fuera te buscaba yo, y me arrojaba sobre esas hermosuras que Tú creaste.
Tú estabas conmigo, pero yo no estaba contigo.
Me mantenían lejos de Ti aquellas cosas que, si no estuviesen en Ti, no existirían.
Me llamaste y gritaste, y venciste mi sordera;
brillaste y resplandeciste, y ahuyentaste mi ceguera; exhalaste tu fragancia, la respiré y ahora suspiro por Ti;
te saboreé y ahora tengo hambre y sed de Ti;
me tocaste y me abrasé en el deseo de tu paz.
Cuando me haya unido a Ti con todo mi corazón, ya no habrá para mí dolor ni aflicción
y viva será mi vida, toda llena de Ti.
Ahora bien, puesto que Tú haces ligero a quien está lleno de Ti,
yo, que no estoy lleno de Ti, soy de peso para mí mismo.
Dentro de mí contrastan deplorables alegrías y felices angustias;

no sé de qué parte esté la victoria.
Ten piedad de mí, oh Señor.
En lo más íntimo de mí las tristezas del mal contrastan con las alegrías del bien;
y no sé de qué parte esté la victoria.
Ten compasión de mí, oh Señor.
Yo no escondo mis llagas.
Tú eres el médico, yo soy el enfermo;
Tú misericordioso, yo miserable…
Toda mi esperanza está en tu gran misericordia.
Dona, por tanto, lo que me ordenas…
¡Oh, Amor que siempre ardes y nunca te consumes, oh Caridad, oh Dios mío, inflámame!

San Agustín, Confesiones, X, 27-29.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s