Campo de Trabajo- Sant Boi

Del  12 al 20 de Julio, se celebró en el centro Benito Menni de Sant Boi de Llobregat, un campo de trabajo con jóvenes de diferentes edades.

El Campo de Trabajo es una experiencia intensa de compartir unos días con aquellas personas más necesitadas y que sufren una enfermedad mental, además de profundizar en lo que supone para cada uno el encuentro con el otro y la presencia de Jesús como Buen Samaritano.

Durante esos días, ha habido momentos para todo. Tiempo de disfrutar, de compartir, de ayudar, de divertirse, de reflexionar, de orar, de cantar, de jugar, de reir, de descansar… tiempo para todo, pero sobre todo, tiempo para el otro.

Como siempre, os dejamos una pequeña reflexión de aquellos que han participado más directamente de esta experiencia, y damos las gracias a todas las personas que han hecho posible esta experiencia y que han colaborado en su organización y puesta en marcha.

 

Laura nos dice: “Este Campo de Trabajo ha sido una muy buena experiencia. Me gustaríadar las gracias a las hermanas, que han sido muy comprensivas y serviciales,  a los compañeros que hemos convivido juntos, por todo lo compartido y aprendido, y por último y lo más importante, los pacientes. Gracias a ellos me he dado cuenta de la suerte que tengo y de lo poco que aprecio las pequeñas cosas. Estamos acostumbrados a oír “te quiero” y a recibir sonrisas  que muchas veces no tienen sentimientos, y con esto nos olvidamos de lo que estos actos significan y pierden su sentido; pero cuando alguien de aquí te sonreía, te daba la mano, un abrazo o cualquier cosa automáticamente tú te alegras. Es asombroso como  gente con tantas cosas en la cabeza o con tantas dificultades pueden confiar en ti y agarrarse de tu brazo para ir aún sitio o contarte sus sentimientos y su vida; y es asombroso también como se alegran porque estas allí con ellos.

Es una verdadera pena que la gente no sea capaz de conocer a esta gente porque aprenderían mucho y  con solo estar un día con ellos cambiaria totalmente su percepción de un enfermo mental o de un discapacitado. En un principio me daba un poco de miedo no saber cómo actuar con ellos o cómo comportarme, pero es genial porque te lo ponen muy fácil.

 Ver a gente luchando contra la enfermedad y que han aprendido a vivir con algo que es tan  duro, es maravilloso, y sobre todo, ver que aún así, siempre tienen ganas de sonreír, de disfrutar, etc. Nosotros muchas veces nos quejamos y no somos capaces de ver la suerte que tenemos y lo bonito que es nuestro alrededor. Ellos en este Campo de Trabajo me han ayudado a recordar estas cosas y a ver que a pesar de los problemas hay que seguir adelante porque siempre queda algo bueno por descubrir”

Lara nos cuenta: “Esta experiencia me ha aportado muchas cosas. He aprendido que con pequeños gestos se puede hacer realmente feliz a la gente.  Aunque la mayoría de las personas no se dan cuenta, esos detalles son los que nos dan la vida, y verlos disfrutar con esos detalles que para nosotros no son muy importantes, porque los vivimos a diario, hace que sonreía y me pregunte quien realmente está más “loco” si nosotros que no sabemos disfrutar o ellos que lo viven con tantas ganas y felicidad.

El poder sentir esos ojos encima de ti llenos de felicidad, el que te sonrían continuamente, el que día tras día te busquen para estar con ellos o que te regalen un dibujo, han hecho que estos días fueran unos días en que me he sentido afortunada de pasarlos junto a ellos. Que el perder unos días de mis vacaciones ha hecho posible ayudar a gente que lo necesita, me hace sentir feliz, porque ellos son lo más puro que hay, y realmente poca gente lo valora. Espero seguir ayudándoles y que ellos me ayuden  a mí, porque ellos me han enseñado muchas cosas que no olvidare. Muchas gracias por hacerme mejor persona.

Álvaro nos cuenta: “El primer día que llegué aquí no sabía qué me iba a encontrar, por lo que estaba un poco nervioso. Sin embargo, al pasar los días me he llevado una grata sorpresa. El contacto con los enfermos de este hospital me ha servido para darme cuenta de que los enfermos mentales son personas completamente normales, al contrario de lo que mucha gente piensa. He podido eliminar muchos prejuicios, que tenia sobre ellos, y me he dado cuenta que lo único que necesitan es un poco de compresión y que alguien los escuche.

Gracias a esta experiencia, he tenido la suerte de aprender que para ser feliz no hace falta muchas cosas. Me he dado cuenta de que tenemos que disfrutar de los pequeños detalles, hay que disfrutar de las cosas pequeñas. He aprendido que incluso en el sufrimiento se puede ser feliz, que aunque tengamos muchos problemas, todavía somos capaces de sacar una sonrisa. Por último, me gustaría añadir que todos los momentos compartidos con los enfermos del hospital y las anécdotas que nos han pasado, hacen de este Campo de Trabajo una experiencia inolvidable, que guardare para toda mi vida”

 

Y Nágore nos dice desde su experiencia: “En mi opinión los pequeños gestos son una de las cosas más importantes de la vida, pues con un simple gesto se puede llegar a decir muchas cosas. Por ejemplo el simple hecho de dar la mano a una persona, es algo muy grande, pues para ella puede significar un gran gesto de amor, amistad, cariño… Cuando dedico mi tiempo a los demás no es para nada a cambio, más que una sonrisa de alegría, porque esa sonrisa es la que me llena como persona y me hace darme cuenta de que la gente necesita de mi tiempo, amor, cariño.

Este Campo solidario me ha ayudado a ver las cosas de otra manera y ver que para las personas que están aquí es importante que alguien que no sea su médico o si psicólogo se interese por ellos y le demuestran ese amor que todos necesitamos. He aprendido que al dar se recibe muchísimo más de lo que esperas, porque no sólo recibes una sonrisa que te anima y agradece tu presencia, sino el cariño que pones en ellos y en lo que se hace, es algo que merece la pena vivirlo, porque esas acciones son las que a uno le llenan por dentro para ser una gran persona. Esta experiencia me ha ayudado a comprender que cualquier persona merece ser querida, respetada y cuidada por todos y cada uno de nosotros. Por todo esto, experiencias como este Campo de Trabajo solidario, son momentos que no sólo ayudan a que uno se forme como persona, sino que además estás haciendo y demostrando algo muy importante a todos los demás, a los que te necesitan, y esto es el AMOR”

Anuncios

Un pensamiento en “Campo de Trabajo- Sant Boi

  1. ESTIMADAS HERMANAS HOSPITALARIAS DE LA PASTORAL JUVENIL:

    ¡BUENOS DÍAS Y FELIZ JORNADA Y SEMANA! ¡GRACIAS POR VUESTRAS EXPERIENCIAS COMPARTIDAS DE LOS CAMPOS DE TRABAJO! Es bueno que haya personas que se acerquen a nuestros centros para ver, oír y sentir. Después de la experiencia puedan ir a sus ambientes y con sus gentes conocidas y decirles: “LO QUE HEMOS VISTO Y OÍDO”. UN FUERTE ABRAZO:
    IÑAKI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s